Flores en el ático: una historia que hay que conocer

8 Calificación
8

Flores Hay una película escalofriante en la que nunca dejé de pensar desde que la vi cuando era muy chica. Tengo pocos recuerdos de ella, casi vagos; sólo un estremecedor ático en el que cuatro hermanos son aislados del mundo.
 
Se trata de Flores en el Ático, un film que narra la historia de una familia perfecta e idílica que su suerte cambia de rumbo cuando muere el marido. Tras los problemas económicos que esta muerte trajo, la madre, Corinne, se ve forzada a buscar asilo en la escalofriante casa de sus adinerados padres. Mientras que la abuela perversa obliga a los cuatro niños a mantenerse escondidos para que nadie sepa de su existencia. ¿El motivo? Corinne en su juventud se enamoró de su medio tío, situación que no contaba con el beneplácito de sus padres. Y aún así ella huyó y se casó con él. Tras esto fue desheredada y olvidada por sus progenitores. Corinne, que en un principio es una madre preocupada que visita a sus hijos cada día, con el tiempo se va transformando en una mujer interesada, que sólo busca quedarse con la fortuna de su padre que está a punto de morir. Los niños mayores se hacen cargo de los pequeños gemelos y terminan viviendo durante años allí escondidos en una desconcertante soledad, una lenta agonía, en medio maltratos e injustas situaciones.
 
La película está basada en el primer libro de la famosa saga Dollanganger, escrita por V.C. Andrews, publicada en 1979. Luego esa misma historia fue adaptada al cine con gran éxito en 1987, y en 2014 volvió a cautivarnos con un remake de Deborah Chow. Es difícil no hacer comparaciones entre la excelente novela, el film de los 80’ y esta nueva película. En todas hay buenos argumentos, y en unas más que otras estupendas actuaciones, pero lo importante es que si aún no la ve, elija una de estas versiones y se sumerja en este intrigante best seller. Es una historia intensa, insidiosa, estremecedora, que marca y da para pensar, de esas tramas que no se olvidan y que a uno lo mantienen atento hasta el fin… ¡Totalmente recomendable!
 

 

More from Carolina Freire