Recordando Clásicos: Misery

Escena de la película Misery protagonizada por James Caan y Kathy Bates
9 Calificación
9

Nunca me he considerado seguidor de Stephen King, quizás porque siempre he pensado que el éxito de su trabajo se debe a una publicidad anglosajona y pegajosa que es difícil de resistirse a ella. Pero al pensar en los títulos que más me han marcado (en el buen sentido) son de su autoría. No es fácil hacer referencia sólo a una, sin embargo se repite un nombre en mi cabeza: «Misery».

Misery es una historia que se basa en dos grandes personajes: Paul Sheldon y Annie Wilkes. La película comienza con Paul Sheldon un famoso escritor de novelas cuyo mayor éxito, por no decir único, ha sido escribir la serie de novelas donde su principal personaje se llama Misery Chastain. Luego de un accidente en auto, producto de una fuerte tormenta de nieve, queda muy mal herido y despierta en un lugar completamente desconocido, frente a una cara nada familiar para él: Annie Wilkes, un antigua enfermera.

Escena de la película Misery protagonizada por James Caan y Kathy Bates
Al principio conocemos a un Paul Sheldon completamente vulnerable, no sólo por sus graves heridas físicas sino también emocionales, tanto por el grave accidente, como por estar incomunicado con su familia y por tener que adaptarse a un ambiente nuevo frente a una completa desconocida de la que depende por completo, hasta para sus necesidades más básicas. También conocemos a una Annie Wilkes devota al cuidado de Paul y también fan de su obra (“Soy tu admiradora número uno”).

De manera sutil pero continua nos sumergimos en el juego psicológico del autor; estamos encerrados en la habitación junto con el herido Paul y sabemos que la casa está alejada del pueblo. Es decir, está completamente aislado. Es en ese momento cuando Annie comienza a mostrar sus múltiples facetas como la de alegría a súbitamente un ataque de rabia; vemos a un Paul que va del agradecimiento al terror, de la admiración al rechazo al descubrir el pasado de su salvadora, y al deseo de supervivencia frente a su terrorífica enfermera. La interacción entre ambos personajes es perfecta ya que se complementan, hay un juego constante entre la desequilibrada Annie y el equilibrado Paul.

Cuando Annie comprende que su amado personaje Misery ya no seguirá con vida bajo la pluma de Paul, vemos los esfuerzos desmesurados por mantener al escritor no sólo en su casa, sino obligarle a continuar las novelas de Misery, con maltratos físicos y constante abuso psicológico. Paul irá ganando fuerza física y mental para ponerle fin a su infernal cautiverio mientras en el exterior su prolongada desaparición no sólo levanta sospechas sino un arduo trabajo de búsqueda especialmente del Sheriff del condado quién por diferentes hechos particulares pero no aislados, comienza a tener sospechas de Annie.

Con estos antecedentes esperaba un desenlace poco alentador, ya que supe que uno de los dos personajes principales debía perecer para que el otro pudiera seguir adelante no sin dejar una marca en la psiquis del otro, y efectivamente así es. Por eso elegí comentar este libro, para mi las mejores historias de terror y suspenso son esas donde juegan con los miedos primarios de cada ser humano. Paul, pudiendo liberarse y continuar con su vida, tendrá marcas psicológicas de sus largos meses de cautiverio, miedos que siempre estarán presentes.

Tanto el libro como la película protagonizada por James Caan y Kathy Bates (no pudieron elegir una mejor actriz para el papel de Annie Wilkes), es tiempo de calidad bien invertido, vale la pena revisitarlos una y otra vez.

More from Christian Alessandro

Especial de Brujas Parte I: La Brujería y el Cine de Terror

El culto al misticismo generado por la brujas y sus rituales siempre...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*