Pretty Little Liars: 7 razones para defenderla

Poster de la serie Pretty Little Liars

Sé lo que van a decir: qué cresta hace esta serie en Be Afraid. Pero antes de ser juzgada les pido que me den una oportunidad. A mí y a Hanna, Aria, Spencer y Emily. Pretty Little Liars (los españoles le dicen Lindas Mentirosas, pero no les haremos caso), como iba diciendo, PLL es una serie basada en la saga de libros del mismo nombre, que fue escrita por Sara Shepard. La sexta temporada está a punto de estrenarse, y en Netflix encuentran disponible hasta la cuarta. Situada en la ciudad ficticia de Rosewood, en Pennsylvania, la serie sigue la vida de cinco adolescentes que están siendo acosadas por un desconocido, tras la extraña muerte de una de sus compañeras de colegio y mejor amiga. ¿Por qué las acosan? Pues porque sabe todos sus secretos. Amigos, esta es una serie de suspenso, lo juro. Y para que entiendan el por qué se merece ser parte de los favoritos Be Afraid aquí van mis siete argumentos para defenderla y convencerlos de que es más que una tonta serie adolescente. O sí, pero qué más da.
 

1- Su Intro

La verdad a esta altura y con el nivel de producción de la tele gringa las intros ya deberían ser un género de por sí. Bueno, no es True Blood pero es atractiva. Desde la canción hasta el escalofriante arreglo del cadáver de Alison, todo es llamativo e intrigante. Pero por sobre todo resume muy bien la esencia de la serie: estética adolescente, harto maquillaje, planchado de pelo, secretos y cadáveres. Primer acierto.
 

2- Las Chicas

¿Alguien era tan guapa en el colegio? En mi juventud al menos, no. Ese nivel de producción es digno de red carpet. Y no solo eso sino que tienen los grosos autos, desayunan nivel Starbucks a diario, sus novios son sacados de una revista y sus casas están siempre impecables. Es como un Gossip Girl pero con terror y suspenso, lo cual la hace la serie perfecta para ver cuando no quieres pensar en nada.
 
Escenas de la serie Pretty Little Liars

3-Las Villanas

Jenna y Alison. La primera es la ciega más cool y siniestra de la historia de las ciegas. Con sus lentes oscuros y su palo mula se pasea con actitud de víctima, muy bien vestida. La segunda es mejor aún: rubia barbie perfecta, Alison Dilaurentis es esa mejor amiga intrigante que nunca sabes si te ama o es tu peor enemiga, y en esa frontera se va moviendo hasta manipularte y tirarte mala energía mientras te hace creer que cuida de ti y te ama: una bitch de tomo y lomo, y quien lleva la intriga de toda la serie.
 
Escenas de la serie Pretty Little Liars

4- Los Galanes

Ezra y Caleb. Hay más pero con estos me quedo yo. Uno es el profe de literatura que todas quisimos tener, guapetón, bonachón, inteligente, quiere ser escritor, vive solo y su departamento es bonito. El segundo es un churrazo de rasgos de indígenas polinésicos o dakota qué se yo. Abandonado por los padres, exageradamente buen pololo pero con pasado de delincuente. Da rabia que esos guionistas nos conozcan tan bien, punto para ellos.
 
Escenas de la serie Pretty Little Liars

5- Las intrigas modernas

Distan mucho de ser las típicas cliché adolescentes de los 90 o del 2000: una de las chicas es lesbiana, la otra tiene pasado de bulímica y cleptómana, otra se mete con el profe, otra tiene una relación incestuosa con su hermanastro, en fin, cosas de la vida moderna que para una que creció viendo «Salvados por la campana» son toda una evolución.
 

6- La “factura” de la imagen

Es broma, nunca tanto. Pero es buenísimo ese toque iluminado y de photoshop de revista couché que tiene todo, es ordinario, irreal y nos encanta.
 
Escenas de la serie Pretty Little Liars

7- ¡Da miedo!

Al principio la vez por la misma razón por la cual verías cualquier otra serie de adolescentes gringos en la preparatoria, que es básicamente por la misma razón que uno va al Mcdonalds: es basura adictiva e irresistible. Pero a medida que vas avanzando te van sorprendiendo algunos capítulos: hay escenas que dan escalofríos, y que si ves solo en tu casa muy tarde seguro te perturbarán el sueño. Persecuciones, cementerios, anónimos, acosos, asesinatos, cadáveres y la sensación de que no existe nadie en quien puedas confiar. Ni en tu propia familia ni en ti mismo. Punto para Pretty Little Liars por eso.

 

More from Catalina Infante

10 Cloverfield Lane: El mundo no es un lugar seguro

El mundo no es un lugar seguro, pero las mujeres podemos sobrevivir...
Read More