Las películas de terror se ven en el cine

Todas las películas de terror debieran verse en el cine. Es por excelencia donde más se disfruta de una buena película, pero más aún de las de terror. Sí, si también es entretenido ver las películas en la casa, con la luz apagada y escondidos debajo de una manta, pero admitamos que el ambiente que uno crea en el hogar no es sino un homenaje a ese especial y único momento que se vive cada vez que uno va a ver una película al cine. Porque aunque esté repleto de gente, cuando apagan las luces no hay un lugar en donde uno se sienta más solo y pequeño que allí, en la butaca, a oscuras y sin escape frente a una pantalla inmensa que pareciera estar encendida solo para ti. Cuando bajan las luces y la ansiedad por las cabritas se acaba y uno deja de comentar las sinopsis con el compañero, la concentración comienza y todos se quedan en silencio. Y nos quedamos solos en la infinita sala, con la pantalla gigante encima, entregados a la trama sin vuelta atrás, envueltos en el tétrico sonido de la música de terror.

«Para saber más leer:
No confíes en un amante del cine de terror

Todas las películas de terror debieran verse en el cine porque es allí donde se desata la histeria colectiva, donde todos gritamos juntos cuando el malo aparece detrás de la víctima, donde nos reímos a carcajadas cuando las escenas se ponen ridículas, siempre en complicidad con el de al lado, que no lo conocemos de nada pero que sabemos comparte esta misma afición extraña y eso ya lo hace merecedor de respeto. Es un cómplice más, como nosotros, de todo lo que allí va a acontecer. O quizás no, quizás es un espectador que cayó ahí por desgracia porque no quedaban entradas para su película romántica y ahí está, muerto de susto y arrepentido. Mejor aún, es una víctima más.

No hay nada más maravilloso que ir a ver una buena película de terror con la sala llena, porque la adrenalina y el miedo se sienten tan fuerte y hacen que cada escena sea más aterradora que la anterior. Y si la sala no está llena mejor todavía, nada más espeluznante que esas funciones de trasnoche con la sala vacía que te dejan como único espectador en medio de esa oscuridad de butacas. O ¡peor aún!  Eres solo tú y otra persona más sentada por ahí, que en medio de la película te hace dudar si no será él el malo que está esperando para atacarte al final de la función.

Como sea, si les gusta el cine, y sobre todo si les gusta el cine de terror, no se pierdan de verlas en la pantalla grande.

More from Catalina Infante

La Sospecha (Prisoners)

La escena es la siguiente: pequeño pueblo de Estados Unidos, invierno, ambiente...
Read More