Guerra Mundial Z, pocos zombies harto dramatismo

Guerra Mundial Z protagonizada por Brad Pitt, Mireille Enos, Daniella Kertesz y dirigida por Marc Forster
7 Calificación
7

World-War-Z No soy la persona más apropiada para escribir sobre Guerra Mundial Z. La verdad es que los zombies y yo no nos llevamos tan bien. No veo The Walking Dead y ahora que lo pienso tampoco he visto muchas películas de muertos vivientes (tendrán que disculparme los fanáticos de zombies).

Pero hablando en serio, un zombie no da miedo. Son tontos, lentos, podridos y en teoría cortándoles la cabeza deberían morir. Con el tiempo les han hecho algunos cambios para que aterroricen más como que sean más rápidos, más fuertes y con instintos de cacería. Pero aún así eso no es suficiente. A mí favor tengo que decir que sí me gustó REC (la versión española) y Soy leyenda (quizás por el perro). Pero Guerra Mundial Z (World War Z) tiene algo distinto que se aleja de las tradicionales películas de zombies, hay algo mucho más realista y perturbador en la trama. Y eso la hace especial.

La película comienza con un toque de realidad. Muestran imágenes de delfines y ballenas que mueren varadas en las playas, de metros atestados de gente, de violencia y asesinatos, acompañado con el clásico audio de noticieros que hablan sobre enfermedades fuera de control o del preocupante cambio climático; en resumen sobre el fin del mundo. Todo esto contrastado con imágenes de playas paradisíacas, de programas televisivos de moda o talk shows que muestran lo más superficial de las personas. Esta es la introducción que da pie a la trama de la película: el mundo está corriendo hacia su autodestrucción y la atención de las personas está puesta en algo completamente artificial. Algo no tan alejado de la realidad.

Luego comienza la ficción: los zombies. Gerry Lane (Brad Pitt) es un ex empleado de la ONU que se dedicaba a investigar crímenes y que ahora está retirado. Gerry junto a su familia son atacados en plena calle de Nueva York por personas infectadas con una extraña enfermedad contagiosa. Gerry protege a su familia hasta que es rescatado por la ONU porque quieren que investigue junto a un científico –el único que puede encontrar la cura de esta “enfermedad”– la fuente de la infección, la que creen radica en Corea del Sur y que provoca que las personas se transformen en zombies. Como Brad Pitt tiene que ser el héroe, obviamente el científico muere apenas pone un pie en Corea y es responsabilidad de Gerry salvar al mundo. Un poco obvio.

Lo bueno de Guerra Mundial Z es que en ningún momento la película se transforma en una guerra de personas vs. zombies, sino que en realidad es una búsqueda de soluciones ante la catástrofe, en donde, como pasa la mayoría de las veces en la vida real, el misterio no se resuelve. Lo bueno es que no inventan soluciones fantásticas y poco creíbles, ni tampoco tiene un final feliz y se agradece esa honestidad.

Guerra mundial Z es en el fondo una buena mezcla entre la película Contagio y The happening, o sea, una enfermedad que se expande provocada por la misma naturaleza. Además, no hay un abuso de los zombies, aparecen lo justo y necesario para no desacreditar el suspenso con tanto efecto especial ni tanto maquillaje exagerado. Y esto hace que a ratos uno en verdad esté tenso cuando se enfrentan cara a cara con ellos.

Pensándolo con mayor detenimiento lo único que tiene de ficción son los zombies; los problemas que presentan, las enfermedades y ese mundo autodestructivo que muestran, se parece mucho al que vivimos. Y eso, my friend, es lo aterrador.

Ficha Técnica:

Título: Guerra Mundial Z
Título Original: World War Z
Director: Marc Forster
Elenco: Brad Pitt, Mireille Enos, Daniella Kertesz
País: EEUU y Malta
Duración: 116 minutos

More from Cata Wallace

The Good Neighbor, James Caan regresa al thriller

No los voy a engañar, The Good Neighbor no es la gran...
Read More